Este es un post invitado de Egle Castillo. Si, quizá te has dado cuenta de que tenemos el mismo apellido. Egle es mi hermana, médico, terapeuta y especializada en psiquiatría. La psicología y el marketing son dos disciplinas que se entienden muy bien, ya que entender a nuestros clientes, cómo compran, qué valoran y por qué son fieles a una marca (o no) es fundamental para plantear un comercio de éxito. Muchas veces compartimos opiniones y tenemos largas charlas en las que hablamos de ventas, de comportamiento del consumidor y, cómo no, de comercio y comerciantes.

Hace unos días, hablando con la Doctora Retail, comentábamos cómo había evolucionado el comercio en los últimos años. Yo provengo de una familia que se ha dedicado en varias generaciones al comercio. Incluso yo misma, durante unos años, fui agente comercial aunque esa no fuera mi profesión. Esto me ha dado una visión del comercio y de su evolución que me gustaría compartir contigo.

Los nuevos retos para el pequeño comercio

En general el mundo y la forma de relacionarse han cambiado mucho, con la globalización y la digitalización. El pequeño comercio debe ser capaz adaptarse a estos cambios con dos perspectivas importantes:

  • por un lado teniendo claro cuál es su seña de identidad, que quiere ofrecer y como lo quiere ofrecer
  • por otro lado con la perspectiva puesta en el cliente al que se dirige y en conocer cuáles son las demandas que éste tiene

Para que un comercio pequeño pueda funcionar debe ser capaz de dar a su cliente asesoramiento y servicio que le distingan de los grandes. Para esto es importante incorporar nuevas tecnologías que faciliten su trabajo y que sirvan como herramientas de acercamiento y de seducción al cliente. Vivimos en una sociedad de la imagen y de las nuevas tecnologías y debemos obtener el mayor beneficio de las mismas para poder ser eficaces y competitivos.

Evidentemente esto exige una constante formación y adaptación; debemos adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes pero ofreciendo siempre nuestras señas de identidad, nuestra marca.

¿Cómo adaptar tu tienda a esta realidad?

Convertir tu frutería en un comercio singular

Se nos ocurría por ejemplo, ¿cómo podría adaptarse una frutería de barrio sin autoservicio a este nuevo sistema? He observado que este es un sector que ha crecido en los últimos años de una forma bastante tradicional. Y se me ocurrían algunas ideas:

  • Autoservicio como complemento al servicio con personal
  • Página web con posibilidad de realizar pedidos o encargos
  • Posibilidad de crear listas de productos y cestas de la compra personalizadas que facilitaran la labor de la persona encargada de las compras del hogar
  • Servicio a domicilio o servicio de recogida en horas concertadas

Claro todo ello exige una transformación total del pequeño comercio con una importante apuesta por la formación, tanto en marketing como en el uso de las nuevas tecnologías. Tras la formación, llega la fase de aplicación de lo aprendido, que debe estar en manos tanto del propietario/a como de los/as dependientes. Somos muy conscientes de que llevará tiempo, así que cuanto antes empecemos, mejor.

Este es el campo de la Doctora Retail: asesoramiento y formación. Porque ella cree que el futuro no son los grandes y despersonalizados comercios sino los pequeños, donde el cliente es atendido por su nombre de pila, donde el trato es personal y el objetivo es un beneficio mutuo.

Identidad, adaptación al cliente y tecnología al servicio de tu negocio: las claves para hacer de tu pequeña tienda un comercio singular.

The following two tabs change content below.

Eglee Castillo

Soy médico y experta en terapia y psiquiatría. Actualmente trabajo en el tratamiento de adicciones. Estoy interesada en la atención a las personas desde una visión integral humanista y de relación.

Latest posts by Eglee Castillo (see all)