Nos encantan los nuevos retos y sabemos que el dropshipping puede ser una nueva forma de entender el ecommerce para los comerciantes y mayoristas en los próximos años. Eso si, requiere una relación de confianza y colaboración entre el comerciante y el distribuidor o fabricante. Pero, ¿qué es el dropshipping? Según Wikipedia es “un tipo de venta al por menor donde el minorista no guarda los bienes en su inventario, sino que toma y pasa el pedido al mayorista, quien entonces despacha las mercancías directamente al cliente final”

La principal ventaja del dropshipping para tu comercio “físico” es que ya no dependerás en exclusiva de los productos disponibles en tu tienda física o tu almacén, sino que podrás vender otros (o los mismos contando con el stock de tu proveedor),  aumentando tu surtido con los mínimos costes. Aunque los márgenes sean menores, no tienes que encargarte de las entregas ni del almacenaje, por lo que tus ganancias pueden ser interesantes. Además, podrás vender en tu tienda física productos de los que no dispones en ese momento, gracias a la integración de tu ecommerce en tu comercio: toda una experiencia omnicanal.

La importancia del packaging en dropshippingImagina por ejemplo que vendes zapatos y un cliente te pregunta por un modelo en la talla 38; compruebas que no te queda esa talla, pero que está disponible en tu tienda online gracias a que cuentas con el stock de tu proveedor. Puedes ofrecer en ese mismo momento a tu cliente que pida ese artículo en tu tienda y que lo recibirá en su casa o bien que podrá recogerlo en tu tienda en unas horas o días.

Como mayorista o distribuidor abrirás nuevos canales de venta para tus productos. Si consideras que el retailer es quien se encarga de la venta y la atención al cliente, tu mayor reto estará en sincronizar tu stock con la plataforma del comerciante y organizar tu almacén para nuevas formas de entrega, especialmente porque servirás pedidos más pequeños.

¿Qué debes hacer como comerciante para “apuntarte” al dropshipping?

1. Pon en marcha tu propia tienda online. Para ello asegúrate de usar una plataforma que te permita conectar no solo con tu tienda física, sino también con el ERP (o sistema de gestión empresarial) de tus proveedores. ¿Por qué? Necesitarás que tu stock, precios, descripciones, fotos… estén siempre actualizados para los clientes que compren en tu tienda online. Además, ahora tienes que contar con el stock que hay disponible en los almacenes de tus proveedores, por lo que la agilidad en la actualización es sumamente importante. Plataformas como Prestashop o Magento pueden ofrecerte posibilidades de “conectar” con el sistema de gestión de tu proveedor.

2. Haz que tu tienda online atractiva. Trabaja en la experiencia de compra en tu ecommerce. Debes generar confianza, especialmente al principio, con un proceso de compra sencillo y con testimonios de tus clientes. Evita cometer errores que puedan llevar al fracaso de tu proyecto.

3. Trabaja el SEO, el email marketing, las redes sociales y la publicidad de tu ecommerce. La venta y la atención al cliente son tu trabajo. Busca la mejor forma de atraer clientes a tu tienda online. Aunque pueda parecer fácil para ti, que ya eres comerciante, es más complicado de lo que parece.

4. Negocia con tus proveedores. No solo el precio de los productos y el margen para tu negocio, sino también las condiciones legales del acuerdo. ¿Hasta qué punto es responsable el dropshipper o distribuidor? ¿En qué momento es tu tienda la que debe asumir la responsabilidad ante una incidencia? Recuerda que es tu negocio quien “pone la cara” ante el cliente, es decir, es tu Marca la que las personas asociarán a un buen o un mal servicio.Tienda física con dropshipping

5. Mide la satisfacción de tus clientes con las entregas. Con el dropshipping la entrega es una parte del proceso de venta que queda en manos del distribuidor. Controla periódicamente la satisfacción de tus clientes para saber si las entregas se realizan a tiempo y sin incidencias.

¿Qué debes hacer como mayorista o distribuidor si quieres facilitar el dropshipping?

1. Trabaja en la conexión con la plataforma del comerciante. Es fundamental que el stock de tu almacén este disponible y siempre actualizado con el ecommerce del retailer/comerciante. Para esto tu sistema de gestión empresarial deberá “conectar” con la o las tiendas online en las que se venden tus productos. Asimismo, la recepción de pedidos debe ser ágil, para que puedas enviar a cada comprador los artículos que ha comprado en el menor tiempo posible.

2. Envíos y devoluciones. Es tu responsabilidad enviar los pedidos. Acuerda con tu proveedor logístico los precios de este tipo de entregas o bien calcula los costes de integrar el transporte en tu estructura. Recuerda que el cliente de ecommerce es cada vez más exigente con los plazos y busca siempre la forma de que la entrega sea ágil, cómoda y no interfiera en su vida.

3. Packaging: Deberás cuidar el packaging tanto para la protección del producto como para la satisfacción del cliente final. Acuerda con el comerciante el tipo de paquete y si éste debe llevar el nombre del comercio vendedor.

4.Prepara tus almacenes para la logística. Uno de los grandes retos para tu empresa es preparar tu almacén para entregar pequeños pedidos, además de los pedidos habituales al “por mayor”. Esto quizá requiera que debas disponer de otro almacén diseñado expresamente para ello. Controla el tiempo y la inversión que necesitas para adaptarte a esta nueva forma de trabajo.

¿Qué dificultades te puedes encontrar?

No disponer de un sistema de gestión empresarial compatible con la omnicanalidad. Aunque parece que la “transformación digital” ha llegado de sobra a todos los ámbitos empresariales, en la mayor parte de los casos nos hemos centrado más en las herramientas de relación con el cliente y hemos olvidado nuestros sistemas de gestión empresarial. Es el momento de centrarse en adquirir o mejorar nuestro software, pensando en cómo aprovechar estas estrategias de colaboración que son las que finalmente van a beneficiar a nuestros clientes.

Para el mayorista o distribuidor plantear una nueva organización de la logística puede ser un gran reto, que no siempre estará dispuesto a asumir. Como siempre lo importante es calcular los costes y los beneficios que el nuevo sistema requiere. Cuanto más pequeño seas y mejor te hayas adaptado al comerciante en los últimos años, más fácil será para tu empresa.

Falta de mentalidad. Por desgracia es la barrera más habitual y más difícil de sortear. Tenemos miedo a lo nuevo, a ser más transparentes con nuestros clientes, a mirar más allá de lo que hacemos cada día… Debemos comprender cómo serán las relaciones entre distribuidores, comerciantes y clientes finales en los próximos años. Es importante dejar de mirar hacia dentro y apostar por estrategias de colaboración, que son las que nos permiten luchar contra los grandes.

[ninja-inline ID=2704]

Otros artículos que te pueden interesar:
9 errores que deberías evitar al lanzarte al ecommerce
19 términos imprescindibles sobre retail

The following two tabs change content below.
Amante del comercio independiente y el impulso a las economías locales y rurales. Eterna emprendedora y aprendiz, interiorista y experta en marketing en el punto de venta. Formadora y conferenciante ¿Colaboramos?