La realidad en el sector retail es que muchos pequeños negocios independientes son gestionados por una o dos personas únicamente. Esto hace que las tareas que tenemos que realizar a diario nos dejen poco tiempo para PENSAR, para reflexionar cómo podemos mejorar aquello que no va bien, o para detectar nuevas oportunidades que pueden estar surgiendo sin que nos enteremos.

Así se nos pasa el tiempo atendiendo a los clientes, haciendo pedidos, cambiando el escaparate, haciendo gestiones en el banco, asistiendo a ferias… Y verdaderamente son tareas que tenemos que hacer. Pero, también es normal que marquemos el camino para conseguir lo que queremos, que observemos cómo han cambiado nuestros clientes e incluso que nos preguntemos cómo aprovechar mejor nuestro éxito.

Que el consumo no es el mismo que en la época pre-crisis lo tenemos claro. Que muchos comercios han cerrado también lo sabemos. Pero también debemos ser auto críticos y detectar en qué podemos mejorar y por supuesto, hacerlo a tiempo antes de vernos en la situación de tener que cerrar nuestra tienda. ¿Es posible que estés cometiendo uno de estos errores?

Error 1: ignorar a los clientes

No, no es que cuando entren en la tienda no les hagamos caso; cuando vienen a comprar les atendemos de mil amores. Es que algunos que antes eran clientes ya no vienen, o los que vienen, lo hacen menos a menudo. En definitiva, te has preguntado ¿por qué no vienen más clientes? ¿por qué no vienen más a menudo? ¿cómo han cambiado su forma de comprar los que podrían ser mis clientes? ¿conozco de verdad a las personas que podrían venir a comprar a mi tienda, sus necesidades, lo que les hace felices, lo que les facilita la vida, lo que valoran…? O ¿estoy ignorando todo eso?

Error 2: no controlar la rentabilidad

Los números hablan y nos cuentan si nuestro negocio es o no rentable. Si, es posible que vendas más o menos, pero, y los gastos, ¿los tienes controlados?… Y el margen, ¿es el que debería ser?…. Y las previsiones de ventas, ¿se están cumpliendo?… Calcula tu umbral de rentabilidad y pon en marcha medidas para mejorar las ventas, para captar clientes, para fidelizar a los que tienes… No esperes a que sea demasiado tarde.

Error 3: tener demasiado stock (o demasiado poco)

Para que nuestra tienda sea rentable necesitamos que haya “rotación” de la mercancía, es decir, que los productos entren y salgan de nuestro almacén con “alegría”. Comprar demasiado puede suponer que ese almacén se vaya llenado de productos con pocas posibilidades de venta o que acabaremos vendiendo con un margen muy por debajo del que habíamos previsto. Comprar muy poco puede significar una tienda vacía, en la que los clientes no van a encontrar lo que buscan; pero evidentemente tiene mejor solución.

Una mala inversión en mercancía te puede hacer pasar muy malos momentos. Gestionar bien tu comercio pasa por un buen control del stock, de lo que compras, de qué les gusta a tus clientes, de lo que vendiste el año anterior…

Error 4: no usar la tecnología en la gestión

TPV para tiendas

La mejor forma de tener controlado nuestro negocio es a través de herramientas que nos brinda la tecnología. Un buen software TPV (terminal punto de venta) te permitirá controlar de forma eficiente, sin perder tiempo, el stock, las compras, las ventas e incluso tu relación con los clientes. Una inversión a la que seguro que sacas partido.

Error 5: ignorar internet

Internet forma parte de las vidas de tus clientes, en mayor o menor medida. Usan sus ordenadores, pero especialmente sus móviles, para buscar qué comprar, para comparar, para consultar opiniones, para pedir consejo… ¿Está tu comercio en internet? ¿Lo encontrarán las personas que necesiten algo que tu negocio puede ofrecerles? Ya no te puedes permitir ignorar internet.

Error 6: no trabajar tu marca

Empieza a entender la marca de tu comercio como eso que te diferencia, eso por lo que te conocen. Trabaja por destacar lo bueno e ir corrigiendo lo malo. Sé humilde y acepta las críticas y comentarios negativos: es lo que te hará mejorar la próxima vez. Piensa en aquello que haces sin lo que tus clientes no querrían vivir y cuéntalo, pero sobre todo, haz que te recuerden.

Error 7: no invertir en diseño

O dicho de otra forma, descuidar tu imagen. Tu tienda debe ser ese lugar al que a las personas les encanta ir, en el que se sienten envueltos por un atmósfera agradable o en el que poder vivir una experiencia, por corta que ésta sea. El diseño es tu gran aliado. Empieza por diseñar tu identidad y sigue ideando un espacio de trabajo cómodo, en el que también todo esté pensado para facilitar la compra. Si no apuestas por un buen diseño tu tienda pasará desapercibida.

Error 8: no definir tu propuesta de valor

¿Qué es lo que aportas a las personas que van a comprar a tu tienda? ¿Cómo conectas con sus necesidades y sus valores? ¿Prestas servicios o vendes productos que generar alegrías a tus clientes o alivian sus frustraciones? Trabaja con el “lienzo de la Propuesta de Valor” para entender cómo son los clientes y cómo puedes aportarles algo valioso.

El lienzo de la propuesta de valor

Error 9: no saber a donde vas

¿Tienes un objetivo? ¿Cómo te gustaría que fuera tu tienda dentro de un año? ¿Y dentro de 5 años? Saber a dónde quieres llegar es el primer paso para marcar el camino. No dejes que el día a día marque tu rumbo, para un poco y piensa. Puede ser suficiente con una hora a la semana para plantearte cómo quieres ser, cómo quieres que sea tu tienda y, si no los estás consiguiendo, preguntarte por qué, preguntarte qué puedes cambiar, qué deberías mejorar, qué errores puedes estar cometiendo. Tú y solo tú eres quien marca el trayecto, ¿lo tienes claro?

Todos cometemos errores, lo importante es que seamos conscientes de lo que podemos hacer para subsanarlos; y si la respuesta es que lo mejor es cerrar nuestra tienda, pues adelante. Seguro que otros proyectos interesantes nos están esperando a la vuelta de la esquina. Quédate con lo que has aprendido en el camino.

[ninja-inline ID=2704] Imagen de TPV de Software4ecommerce
Más información sobre el “Lienzo de la propuesta de Valor” en Diseñando la Propuesta de Valor

The following two tabs change content below.
Amante del comercio independiente y el impulso a las economías locales y rurales. Eterna emprendedora y aprendiz, interiorista y experta en marketing en el punto de venta. Formadora y conferenciante ¿Colaboramos?