Seguro que has escuchado más de una vez alguna de esas frases que te dejan reflexionando sobre cómo haces tu trabajo. En mi caso, tengo un gran repertorio, en primer lugar porque vengo de una familia de profesionales de la venta y pero también porque tengo una mezcla de orígenes vasco latinos, por lo que muchas de las frases que recuerdo están más vinculadas a la forma de vender de los americanos y otras son más de la “vieja europa”. Después, el camino también me ha ido dejando grabadas otras frases de profesores, compañeros o colegas.

Sin ánimo de ponerme sentimental, os dejo unas cuantas que me encantan y espero vuestras aportaciones en los comentarios.

Frases de y para comerciantes

Lo que no se ve, no se vende

Imposible que no hayas escuchado esta frase, seguro que incluso la has dicho más de una vez. Es evidente, si el cliente no puede ver lo que tenemos en la tienda, difícilmente lo puede comprar. Sin embargo, todavía nos encontramos con comercios en los que muchos artículos están guardados en cajas, detrás de largos mostradores. No sólo es importante que nuestros clientes VEAN, también lo es que toquen e incluso que prueben.

El cliente siempre tiene la razón

Esta es una de las frases que daría para un artículo entero. Está claro que no siempre el cliente tiene la razón, pero en cualquier caso no debemos olvidar que los clientes son la razón de ser de nuestra empresa, que es lo que quiere decir esta frase. Para evitar clientes molestos o enfadados, pon claras cuáles son las “normas” que los clientes aceptan al comprar en tu tienda y el porqué de éstas. Ante un cliente enfadado actúa con calma, escúchale, expónle tus razones y trata de que se vaya satisfecho y de que se sienta bien atendido. Ese día habrás aprendido algo más sobre tu negocio.

No hay peor gestión que la que no se hace

Aplicable a cualquier trabajo, cuando tenemos algo que hacer, de nada sirve retrasarlo, pensando que ya se solucionará solo. Si tienes que sentarte a negociar con un proveedor, con el arrendador del local que ocupa tu negocio o llamar a un cliente, hazlo cuanto antes. No tengas miedo a los resultados, si no lo intentas, es imposible que lo consigas. El día que hagas esa gestión, dormirás mucho más tranquilo.

El éxito estriba en lo que se consigue cada día

Un poquito de esfuerzo cada día nos lleva a conseguir lo que queremos. Marca pequeños objetivos a corto plazo y pon todo de tu parte para alcanzarlos. Al terminar tu trabajo, piensa en lo bueno que ha ocurrido ese día, en lo que bien que te ha salido un trabajo o en lo que has aprendido de una mala experiencia. Cuando menos te lo esperes, habrás conseguido lo que te habías propuesto.

Donde hay una amenaza, hay una oportunidad

Pon en marcha toda tu creatividad, que no te frenen las amenazas de tu entorno. En las épocas más difíciles es cuando surgen las mejores ideas. Para ilustrarlo, esta escena de “El Tercer Hombre” que os encantará a los/las que sois amantes del buen cine como yo.

La mejor publicidad es la que hacen los clientes satisfechos Philip Kotler

Seguro que tu también recurres a las opiniones de las personas que tienes cerca, tus amigos y familiares. Si te hablan bien de un negocio, acabas visitándolo. Pues eso, haz que tus clientes tengan razones para hablar bien de ti y de tu tienda, es más, sorpréndeles para que no tengan más remedio que contarlo.

Tus clientes más insatisfechos son tu mayor fuente de aprendizaje Bill Gates

Así como tus clientes satisfechos te harán publicidad, puedes aprender mucho de los clientes que no quedan satisfechos, puedes aprender cómo mejorar. Muchos clientes insatisfechos nunca te dirán lo que les molesta de tu comercio, así que debes encontrar las pistas para saber que no se han ido del todo contentos y por qué. Nosotros ya te desvelamos algunas en “Lo que les molesta a los clientes de tu tienda pero jamás te cuentan

Nunca le he dicho a un cliente que no podía asistir a su convención de ventas porque tenía una cita previa con otro cliente; el éxito de la poligamia consiste en fingir ante cada esposa que ella es la única David Ogilvy

Vender es seducir, y para seducir hay que hacer sentir a cada cliente único e importante. No caigas en la tentación de contarle a tu cliente lo bien que te va o lo ocupado que estás atendiendo otros pedidos o a otros clientes. En el momento en el que le estás atendiendo, él/ella es la persona más valiosa para tu tienda.

Seguro que tu también tienes tus frases favoritas, esas de las que te acuerdas cuando acudes a una formación, cuando tienes un cliente que te da más guerra de lo normal o cuando algo te sale tan bien como esperabas. ¿Cuál es tu favorita? ¿Nos las cuentas?

[ninja-inline ID=2704]
The following two tabs change content below.
Amante del comercio independiente y el impulso a las economías locales y rurales. Eterna emprendedora y aprendiz, interiorista y experta en marketing en el punto de venta. Formadora y conferenciante ¿Colaboramos?